Síguenos

facebook twitter instagram youtube

Baldomiro llega a las semifinales de “¡Así es mi tierra!”

El joven chiquitano oriundo de San Miguel de Velasco es uno de los 50 semifinalistas del concurso que reunió a 800 chef en toda Bolivia. Es egresado de Escuela Taller y creó el plato “Sol de la Chiquitania”.

Baldomiro Morales se encargó de transformar una tragedia en fuente de inspiración. “Cuando veía lo de los incendios en la Chiquitania me desesperaba y no sabía qué hacer. Quería expresarme de una manera y fue así como surgió la idea de este plato”, explica este joven de 21 años nacido en San Miguel de Velasco y egresado de la Escuela Taller de la Chiquitania con sede en San José de Chiquitos, proyecto a cargo del Plan Misiones. 

El resultado de esa inspiración fue «Sol de la Chiquitania», un plato de comida elaborado en base a plátano maduro, plátano verde, pato, papaya verde y maracuyá, entre otros.

La creación de este plato le permitió a Baldomiro llegar a la semifinal del concurso de gastronomía «¡Así sabe mi tierra! «.

Más de 800 chefs de todo el país participaron en este evento, cuyo requisito era elaborar un plato inédito con ingredientes de la región de cada concursante. Baldomiro nunca pensó que llegaría tan lejos. En primera instancia quedó entre los 150 preseleccionados y luego entre los 50 semifinalistas en la cita que se realizó en La Paz.

«Para mí es un orgullo llegar a esta instancia y, sobre todo, mostrar un poco de mi tierra a partir de la gastronomía», explica Baldomiro, quien esta tarde subió a un avión por vez primera para viajar a la sede de Gobierno, lugar donde se conocerá a los ganadores del concurso organizado por ICCO Cooperación junto al programa Intervenciones Urbanas del Ministerio de Planificación del Desarrollo, la Embajada de Francia en Bolivia, FIDA, las escuelas de cocina Manqa y MIGA. 

“En la Escuela Taller de la Chiquitania (ETCH) tenemos como objetivo que los jóvenes de la zona puedan adquirir capacidades técnicas y sociales que se transformen en herramientas para mejorar su calidad de vida y aporten al desarrollo local.

En esta ocasión, Baldomiro nos demuestra su liderazgo y talento, así como los frutos de su dedicación. Estamos muy orgullosos de sus logros y sirven de motivación para los otros estudiantes. Es parte del proceso de aprendizaje dar a conocer las potencialidades de la Chiquitania y la calidad humana de los jóvenes”, concluyó Cinthia Gimenez Arce, coordinadora del Proyecto ETCH.

Información Adicional